Posteado por: Mexico Global | febrero 5, 2016

Incesante golpe del imperialismo en Venezuela

Nydia Egremy

Están activos los elementos de una guerra geopolítica en Venezuela: la caída de ingresos por la baja en el precio mundial del crudo, la alianza de Estados Unidos con la oposición que controla la Asamblea Nacional, inflación histórica y percepción de caos generalizado.

Este escenario amenaza los logros de la Revolución Bolivariana, que ha mejorado las condiciones de vida de los ciudadanos y fortalecido vínculos solidarios con el exterior. Sortear esta crisis y tejer un futuro pacífico pasa por defender los recursos y los principios revolucionarios, dialogar con visión de alta política e indispensable autocrítica.

La arremetida político-ideológica de la derecha fascista de Venezuela se centra en expropiar la colosal reserva energética del pueblo venezolano para transferirla a las trasnacionales.

Ese objetivo, hoy fortalecido desde la Asamblea Nacional (AN), hace tiempo que se alienta con tácticas guerrilleras como las guarimbas y el bachaqueo (desabasto), seguidas de campañas psicológicas de desinformación en la intensa guerra de cuarta generación que alienta el poder imperial de Estados Unidos.

El avance político de la derecha se debe a las garantías que le ofrece la Constitución Bolivariana, la misma que derogaron los que avalaron el golpe de Estado de 2002. Son también quienes anhelan apropiarse de la exitosa geopolítica energética de Hugo Chávez, a cuyo deceso, acaecido en 2013, alentaron las guarimbas y en 2014 lucraron con el desabasto, la guerra mediática y la confrontación. El 6 de diciembre esa oposición manipuló el hartazgo ciudadano por el deterioro económico y, ya con el triunfo, niega el apoyo a quienes no son sus iguales.

Esa clase es la que reedita el juego sucio de La Salida del 23 de enero de 2014 para destruir a la Revolución Bolivariana y aspira al retorno de personajes como Leopoldo López, María Corina, Manuel Ledezma, Lorent Saleh y otros más. Esa derecha fascista, ya asentada en la AN, no tiene escrúpulos cuando anuncia que se propone derrocar al Gobierno en seis meses. Y en su tentación golpista, la burguesía recurre a tácticas guerrilleras, asesinatos mediante el uso de sicarios, instala retenes, alienta la guerra mediática y el contrabando bélico.

Flanco débil El Gobierno bolivariano ha sido criticado por su manejo económico. La situación se agravó entre 2014 y 2015 con la caída del precio del petróleo y la inflación interanual de 141.5 por ciento en septiembre, la más alta en la historia del país. Esta situación llevó al presidente Nicolás Maduro a declarar el Estado de Emergencia Económica (EEE), a instar al diálogo a diversos sectores y a solicitar ayuda a la AN para timonear esa tormenta.

El EEE era la prueba de fuego de la cohabitación entre el Gobierno y la oposición. Sin embargo, el rechazo de la comisión parlamentaria –formada por 12 opositores y siete oficialistas– al decreto de Maduro alegando la falta de comparecencia de sus ministros y que le confería demasiadas facultades al Ejecutivo, confirma que la AN optó por el camino del “show” y la “confrontación estéril”, aseguró el mandatario. Antes, el Tribunal Supremo de Justicia declaró constitucional el decreto.

Maduro propuso una estrategia que recomponga el sistema productivo y que sustituya la dependencia del ingreso de petróleo por nuevas fuentes; para lograrlo creó el Consejo Nacional de Economía Productiva (CNEP), integrado por 45 empresarios, funcionarios, gobernadores y alcaldes que seguirán nueve motores productivos: hidrocarburos, petroquímica, agroalimentario, minería, telecomunicaciones, construcción, industria, industria militar y turismo.

El economista Manuel Sutherland sostiene que la crisis económica “es la madre de la derrota” de la elección parlamentaria, pues Venezuela es, con respecto a su producto interno bruto (PIB), el país con mayor fuga de capitales en el mundo; se estima que en 15 años se han fugado 300 mil millones de dólares. Esta debilidad acabó con el respaldo en divisas al bolívar, a lo que se sumó el aumento de precios en bienes y servicios, lo que significa inflación.

Sin embargo, Sutherland omite que es tan grande la dependencia económica del petróleo que ya sea que gobierne la izquierda o la derecha, en ese país se aplica la frase: “si el petróleo va mal, Venezuela va mal”.

En su intento por frenar la caída libre del precio del crudo, el Gobierno solicitó para febrero próximo una reunión extraordinaria de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pero es poco probable que se realice, debido a la pugna entre Arabia Saudita y Estados Unidos, el crudo estadounidense satura el mercado y reduce el precio del energético. Para el diputado chavista Héctor Rodríguez, esa especulación nutre la guerra geopolítica en Venezuela.

Agenda fascista Pese al contexto exterior, desde el 6 de enero los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no ocultan su misión en la Asamblea Nacional: deconstruir pieza por pieza la estructura sociopolítica creada por la Revolución Bolivariana. A esa derecha fascista, alimentada ideológica y financieramente por Estados Unidos y sus aliados, le urge derogar las leyes progresistas que desde 1999 promovió el presidente Hugo Chávez Frías y que ha continuado Nicolás Maduro.

A los diputados opositores no les urge aliviar los apuros económicos de las mayorías, estimular la producción nacional o cesar el desabasto y el acaparamiento. La prioridad de esa agenda fascista es una Ley de Amnistía y Reconciliación para “exiliados, presos políticos e inhabilitados” que reempodere a sus líderes, llevados ante la Justicia venezolana por alentar la tentación golpista.

A la vez busca derogar: la Reforma Agraria de 2001, que prohíbe tierras improductivas y la posesión de más de cinco mil hectáreas por una sola persona; la Ley del Trabajo de 2013, que prohíbe despidos masivos y reduce la semana laboral de 44 a 40 horas; la Ley de Responsabilidad de Medios de Comunicación de 2004, que favorece los medios comunitarios y la Ley de Control de Precios para frenar la avaricia de los comerciantes. A ello se sumará el cese de los acuerdos de ayuda petrolera (Petrocaribe), el financiamiento a TeleSUR, a programas sociales y a empresas estatales, opina el analista Gregory Wilport.

Sin embargo, la MUD no tiene un camino llano para lograr sus metas, pues olvida que el voto del 6 de diciembre (6-D) solamente la faculta para corregir los aspectos más críticos del Gobierno. Los venezolanos no avalan la revancha de una élite que los ha despreciado y que no ganó por sus propuestas programáticas “porque ni siquiera tiene”, sino por explotar el descontento de amplios sectores con el Gobierno, apunta el analista y filósofo Andrés Felipe Parra.

Ejemplo del fascismo de la AN es su rechazo a debatir la injerencia del Gobierno español en los asuntos internos de Venezuela, como lo denunció el diputado chavista Carlos Gamarra. Antes el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy “exigió” convertir a Venezuela en un país “libre y democrático” y el canciller ibérico José Manuel García Margallo, dijo a sus homólogos de la Unión Europea (UE) que su Gobierno estaba preocupado por la situación en Venezuela. Gamarra consideró ambas expresiones como “actitud colonialista”, aunque el diputado de la MUD Luis Florido consideró que Rajoy defiende la lucha por la libertad y democracia de Venezuela. Además de acusar a los chavistas de entregar la soberanía del país a los chinos, rusos y cubanos, Florido concluyó que él y sus correligionarios ven con buenos ojos “todas las menciones que haga presidente alguno del mundo sobre la grave crisis de derechos que vive Venezuela”.

Es curioso que ningún diputado recordara que Venezuela fue reelecto como miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, para el período 2016-2018 pese a la campaña hostil de Human Rights Foundation, UN Watch y la Fundación Lantos.

La derecha, cómplice del imperio Detrás de la derecha venezolana está la añeja política estadounidense contra la Revolución Bolivariana. Al celebrar el triunfo opositor en la AN, el Departamento de Estado de Estados Unidos instó a liberar a quienes permanecen en prisión por sus “creencias y actividades políticas”; es paradójico que esa dependencia hoy respalde al presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, cuando en abril de 2006 el exembajador William Brownfield lo consideró “abrasivo”, “grosero”, “arrogante y puntilloso”.

Según el informe secreto (hoy desclasificado) de Brownfield cuando representaba a Estados Unidos ante Venezuela (entre 2004 y 2006), Ramos Allup era el “promotor más voraz” de la abstención electoral. El hombre que ha asegurado que en seis meses sacará de la presidencia a Nicolás Maduro, era retratado en ese informe como una persona que en lugar de buscar los votos de los venezolanos, su principal estrategia política consistía en “pedir ayuda de la comunidad internacional”.

El texto de Brownfield revela la burda dependencia del oro de Estados Unidos de la oposición venezolana. Ahí describe que “explícita y repetidamente” los representantes del partido Acción Democrática (AD) pedían fondos y favores a la embajada; agrega que Ramos Allup “no apoya visiones alternativas” y que la organización vertical de AD es “dictatorial”. Es irónico que pese a la indolencia de Ramos Allup hacia el sistema y proceso electoral en su país hace 10 años, hoy presida el órgano legislativo de Venezuela sin que Washington se incomode.

La abogada y periodista Eva Golinger recuerda la tentación autoritaria del personaje al citar que aunque el recuento electoral del 6-D estaba en revisión, Ramos Allup violó el reglamento de la AN al juramentar a tres diputados del estado Amazonas. Más allá del comportamiento actual de la oposición parlamentaria, varias organizaciones en Estados Unidos denuncian el ilícito vínculo con Washington.

El grupo neoyorquino The Rebel Diaz Art Collective repudió la desinformación sobre Venezuela –en contenidos e imágenes– que difunden los canales CNN, Univisión y medios privados del país sudamericano para manipular a la opinión pública a favor de las trasnacionales.

A su vez, la juvenil Fight Imperialism Stand Together (FIST) ha protestado en ciudades estadounidenses contra el financiamiento de Washington a la derecha de Venezuela, mientras fustiga al Gobierno federal por reducir el gasto por la crisis interna.

La necesaria autocrítica Algunos políticos, como el exministro de Planeación, Jorge Giordani, acusan a la incapacidad e incompetencia del Gobierno por la corrupción y le reprocha que no haya sido capaz de controlar su gestión. Otros apuntan que la negativa gubernamental a reconocer la magnitud y profundidad de la crisis la agravó y niegan que la situación actual sea una conspiración mundial.

Con parte de esa hipótesis coincide la militante de Marea Socialista, Suleika Matamoros, quien critica la “parálisis y vacilación” gubernamental ante la presión de los grandes actores económicos –ya sea por incapacidad o complicidad de altos funcionarios– que facilita que la derecha política “inepta” se haga con el poder, maneje la renta petrolera y la ponga a su servicio.

Para la activista, los pactos y alianzas entre funcionarios y cúpulas a cambio de privilegios es una gran debilidad del Gobierno que lo llevó a perder apoyo del pueblo chavista. Entrevistada por Aporrea, Matamoros afirma que pidió al Ejecutivo tomar medidas de fondo para retomar el rumbo del socialismo del siglo XXI y recuperar el entusiasmo. Subraya que es grave que en nombre del socialismo se tomen medidas de clásico corte capitalista y por ello el pueblo sufra penurias y necesidades.

Por su parte, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) prevé que este año la estrategia conspirativa buscará debilitar más la economía nacional para evitar que el Gobierno continúe la inversión social que beneficie a las mayorías. En ese contexto se libra la multidimensional guerra geopolítica en Venezuela y para ganarla urgen el diálogo a favor de las mayorías y la necesaria autocrítica.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: